¡Automovilista! No tienes (toda) la culpa de las contingencias

Esta semana se decretó la segunda contingencia del año en la Ciudad de México.
Esta semana se decretó la segunda contingencia del año en la Ciudad de México.

¡Automovilista! No tienes (toda) la culpa de las contingencias

Aire sucio.Esta semana se decretó la segunda contingencia del año en la Ciudad de México.
Cuartoscuro.
2017-05-17 |17:57 Hrs.Actualización18:11 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque las medidas ambientales detienen a miles de automovillistas en la Ciudad

La Ciudad de México lleva ya tres días en Fase 1 de Contingencia Ambiental, lo que ha generado que miles de automovilistas deban dejar sus autos en sus respectivos hogares debido a las restricciones vehiculares que trae consigo la mala calidad del aire. 

Síguenos en Twitter @nacion321

Ante esta medida surge una pregunta: ¿el tránsito de automóviles en el Valle de México y en la Zona Metropolitana es el único factor que ocasiona las contingencias en la capital? 

La respuesta es no. Aquí te presentamos otros factores que también contribuyen a la mala calidad del aire y que no involucran totalmente a la ciudadanía. 

TRANSPORTE PÚBLICO Y CARGA

El transporte de carga y de pasajeros con motores de diésel son los medios que generan la mayor parte de los precursores de ozono, mientras que los vehículos particulares ocupan el segundo lugar, de acuerdo con información del Centro Mario Molina.  

"La edad promedio de la flota (de unidades de transporte público) rebasa los doce años de antigüedad. Esto es relevante ya que, dado el ritmo tan acelerado de los avances tecnológicos, los vehículos de modelos más recientes que cuentan con equipamiento y controles de punta, generan cada vez menos emisiones. Un vehículo de más de 20 años de edad, puede contaminar hasta 20 veces más que uno con tecnología de última generación"

Otro factor que afecta el aire de la capital es el crecimiento constante del parque vehicular. En el Valle de México, de acuerdo con datos de la institución, se tiene una flota cercana a los cinco millones de vehículos, que ha crecido en la última década a una tasa promedio anual de 3.8%. ¿Por qué? 

"Este crecimiento se explica, entre otras razones, por la expansión irracional de la mancha urbana, un sistema de transporte público insuficiente y deficiente, y un modelo de movilidad que privilegia y subsidia el transporte privado"

INFRAESTRUCTURA VIAL

Uno de los factores que también contribuyen a la generación de emisiones contaminantes son los reductores de velocidad, es decir, los topes. 

Sí, así como lo lees. 

Los topes pueden incrementar la generación de emisiones contaminantes hasta en un 900%, de acuerdo con el estudio Estimación de las emisiones vehiculares, gasto energético y exposición a contaminantes atmosféricos asociados a reductores de velocidad en la Ciudad de México, realizado por la UNAM. 

¿La razón? El rango de velocidad donde las emisiones son menores es entre los 70 y 80 kilómetros por hora, mientras que en velocidades más bajas o más altas estas emisiones se elevan en forma considerable. Según el estudio, cuando un vehículo es sometido al esfuerzo de frenar y cruzar un tope, el efecto de emisiones por aceleración se incrementa hasta en nueve veces. 

FÁBRICAS Y ZONAS INDUSTRIALES

No todo es culpa de los automovilistas... incluso no todo es culpa de los capitalinos. Un claro ejemplo es la contaminación industrial. 

De acuerdo con información de la UNAM, alrededor de 70 mil plantas industriales, por ejemplo, la refinería de Tula y tres termoeléctricas ubicadas en Hidalgo, generan emisiones que afectan a la capital del país.

Por ello, la industria también debe de tomar cartas en el asunto y reducir la emisión de contaminantes cada vez que la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) decrete Contingencias. 

Por ejemplo, desde este lunes, la CAMe ordenó que "la industria de competencia federal que tengan procesos que emitan precursores de ozono sin equipos de control de emisiones, quedan obligadas a reducir sus emisiones entre el 30% y 40% (...) Asimismo, aquellas industrias y establecimientos de servicio que utilicen productos que contienen compuestos orgánicos volátiles para limpieza o desengrase y que no cuentan con control de emisiones, deberán suspender sus actividades".