Alexa Bueno, youtuber de la Sedena, renuncia por acoso laboral

La joven marcó un parteaguas en la comunicación de la Sedena con la audiencia
La joven marcó un parteaguas en la comunicación de la Sedena con la audiencia

Alexa Bueno, youtuber de la Sedena, renuncia por acoso laboral

Adiós, Alexa.La joven marcó un parteaguas en la comunicación de la Sedena con la audiencia
Instagram
2021-04-07 |15:47 Hrs.Actualización15:47 Hrs.


Alexa Bueno, la youtuber oficial de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), renunció a su cargo después de denunciar acoso laboral por parte de sus compañeros. 

“El hecho de que de verdad no pase un día, un día, sin que de verdad ya hayan dicho algo, hayan inventado algo, hayan no sé, borren videos que ya se habían grabado, que se metan a tu computadora y borren videos, porque, no sé por qué lo hacían", explicó.

Alexa Bueno, quién estuvo dos años trabajando en el área de redes sociales de la Sedena, denunció que algunas personas ingresaban a su computadora para borrar videos y documentos, además de invadir su privacidad.

"Al final lo más decepcionante de todo es que yo no me quedé callada, lo hablé y nadie me hizo caso. Fue una decisión muy triste para mí y lo lloré muchísimo y me sentí muy decepcionada porque, la verdad,  yo considero que faltaban muchas cosas por hacer", indicó.

La joven dijo el jefe del Estado Mayor de la Sedena no sabía del asunto.

“De hecho para la fecha en que me entregaron mi baja, el 1 de abril, pasé con el Jefe de Estado Mayor (de la Sedena) y él no tenía la más mínima idea de nada. De lo que había pasado no tenía ni la más mínima idea porque no se le dijo. Y estoy segura de que mi general secretario menos, porque aparte de que tiene cosas más importantes de que ocuparse”.

Después de agradecer al secretario Luis Cresencio Sandoval, añadió:

“Parecería muy fácil, yo sé que ustedes dicen ‘¿y por qué no procediste?’ Porque haber sacado cosas de mi correo electrónico es un delito, lo tenía muy claro. También por qué no levanté un parte. Pero también hay un momento de la vida en que te das cuenta de que no puedes seguir nadando contra corriente. ¡Esto jamás iba a acabar!”