Alcohol, sombreros y otros datos curiosos de Francisco Villa

Pancho Villa.
La malteadas eran su adicción
Pancho Villa.
La malteadas eran su adicción

Alcohol, sombreros y otros datos curiosos de Francisco Villa

Pancho Villa.La malteadas eran su adicción
Especial/Nación321
2018-06-05 |05:53 Hrs.Actualización21:06 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque es una de la figuras más emblemáticas de la Revolución Mexicana 

José Doroteo Arango Arámbula, mejor conocido como Francisco Villa, fue uno de los principales personajes de la Revolución Mexicana. Entorno al revolucionario existen algunos calificativos que los acompañan: bebedor, bandolero, analfabelta, violento, entre otros. ¿Son ciertos?

En Nación321 nos dimos a la tarea de revisar estos datos sobre Villa, quien nació el 5 de junio de 1878, en la Coyotada, Durango.

1. ¿BEBEDOR?

Además de ser bonachón y distinguirse por sus sombreros, el Centauro del Norte era un hombre totalmente abstemio, según relata el escritor e historiador Paco Ignacio Taibo II,en su libro Pancho Villa una biografía narrativa.

En el libro se describe que, contrario a la imagen que hoy lo estigmatiza como un borracho, él aborrecía el alcohol y calificaba su consumo desmedido como uno de los peores vicios que un hombre podía tener y que además era “la causa de la miseria de la pobres”.

2. SU VICIO

Su vicio, era un poco más azucarado y sin alcohol. Durante su exilio en Texas adquirió un gusto por las malteadas, pues era un visitante frecuente de las fuentes de sodas del país vecino del norte.

Su malteada favorita era la de fresa, y siempre la acompañaba con helado de chocolate y maní, de acuerdo con información del archivo fotográfico de la Biblioteca Pública de El Paso, Texas.

Pancho Villa y Pascual Orozco en una heladería en el centro de El Paso, Texas. Fuente: Biblioteca Pública de El Paso

3. EL ENCUENTRO

En la Ciudad de México en el primer encuentro que tuvieron Emiliano Zapata y Francisco Villa, el líder del Ejército Revolucionario del Sur primero decidió pedir un tequila para que ambos brindaran, Villa solo se mojó los labios e inmediatamente tomó agua.

Después, según la biografía de Taibo, para celebrar la unión de los dos ejércitos revolucionarios, el del sur y del norte, Emiliano Zapata mandó a pedir una botella de coñac. Sin embargo, Villa tan abstemio como siempre, pidió un vaso con agua. 

Zapata sirvió dos vasos con coñac y Villa respondió: "Una no me va a matar, por el gusto de estar con usted general Zapata". Al primer trago Villa casi se ahoga y con los ojos llenos de lágrimas pidió un vaso de agua para quitarse el sabor a alcohol.

Zapata y Villa desayunando en Xochimilco. Fuente: Archivo General de la Nación

4. LEY SECA

Debido a que no bebía alcohol, cuando tomó Ciudad Juárez en mayo de 1911, el Centauro del Norte ordenó la destrucción de las barricas de mezcal de las cantinas y perfumó la ciudad con el olor de la bebida. Tras su decisión, Villa determinó implementar la ley seca en esa ciudad fronteriza. 

5. ANALFABETA

Francisco Villa fue analfabeta por muchos años. Comenzó a leer con el libro de Los tres mosqueteros y su formación educativa la completo encerrado en la cárcel, mientras cumplía la condena impuesta por Victoriano Huerta, quien estuvo en el poder entre 1913 y 1914.

"La incultura es una de las desgracias más grandes de mi raza... La educación de los hijos de mi raza es algo que no debe pasar inadvertido para los gobernantes y los ciudadanos. Nunca al problema educativo se le ha dado la atención necesaria "

«Pancho Villa»

6. IMPULSOR DE LA EDUCACIÓN

Pancho Villa fue, entre noviembre de 1913 a enero de 1914, gobernador provisional de Chihuahua y, bajo su mandato, mandó a construir 40 escuelas en 30 días. El revolucionario creía que la educación era una de las mejores armas para sacar de la miseria a los pobres. 

Cuando se estableció en la hacienda de Canutillo, Durango, el Centauro fundó la primera escuela, otorgó un buen pago a los maestros y priorizó la alimentación y vestido de los alumnos, de acuerdo con la Revista del Bicentenario .

Pancho Villa con su carabina 30-30 en la hacienda Canutillo. Fuente: Revista Bicentenario-Instituto Mora

"He logrado que los alumnos y los profesores estén contentos en Canutillo: a los chamacos, proporcionándoles todo lo necesario para que se instruyan; a los maestros, respetándolos como yo los respeto y pagándoles con puntualidad. Yo prefiero primero a un maestro y después a un general "

«Francisco Villa»

7. PENA DE MUERTE

Para los Dorados de Villa, el consumo de alcohol podía llegar a ser castigado con la muerte. Si el general Villa implementaba ley seca y algún integrante de su regimiento no acataba la orden, el desertor pagaba con su vida.

Pancho Villa y su regimiento

8. PLATILLOS FAVORITOS

El paladar de el Centauro del Norte era exigente y sus biógrafos señalan que le gustaban las palanquetas de cacahuate, el queso de asadero, los espárragos de lata, la carne asada y el mole (que probó por primera vez en su encuentro con Zapata, en Xochimilco).

9. AFICIÓN POR LAS MOTOCICLETAS

Pese a ser un hombre criado en el campo y que generalmente montaba caballos, a Francisco Villa también le agradaba la tecnología de su época y le gustaba montar las motocicletas y los tractores. En la fotografía se le puede apreciar con una motocicleta Indian Scout modelo 1914.

En en libro Pancho Villa: una biografía narrativa, se señala que Villa reconocía su gusto por las motocicletas, y quizá ello se relaciona con el hecho de que en estos vehículos fue perseguido en Estados Unidos.

En 1916, Villa atacó la ciudad estadounidense de Columbus, Nuevo México. El presidente estadounidense Woodrow Wilson envió al general Black Jack Pershing a México con órdenes de capturar a Villa. Pershing tomó 5 mil hombres, camiones, aviones y motocicletas para ayudar a encontrar a Villa.

10. SIEMPRE DE SOMBRERO

Su gusto por los sombreros data de su juventud, por esa razón Villa fue apodado en su como "El gorra chueca". Martín Luis Guzmán, en su libro El águila y la serpiente, corroboró que el revolucionario traía puesto el sombrero en todo momento. El autor revisó 217 fotografías de Villa y solo EN 20 aparece sin sombrero, y en muchos casos era porque quitárselo era necesario, pues aparece nadando o en velorios.

En las fotografías se puede apreciar al caudillo con distintos sombreros: texanos, sombreros de charro, gorras de uniforme federal, huaripas norteñas de falda ancha, sombreros de copa alta, de palma, entre otros.

Pancho Villa con su sombrero de bombín. Fuente: Archivo General de la Nación

Villa con sombrero de palma. Fuente: Revista Bicentenario-Instituto Mora